#yoviajoseguro

Mami, sé que algunas veces pienso que eres una pesada, por ejemplo cuando me dices de dormir y yo aún no tengo sueño pese que sean las once de la noche. Tú insistes y al final lo consigues, pero no dejas de ser una pesada, con todo el cariño del mundo, ¿eh mamá?

Pero con el tema de ir a contramarcha me parece que no es de ser pesada, es más bien de concienciar e informar a la gente que no sabe que las sillas a contramarcha son 5 veces más seguras que las que van a favor de la marcha. Y esto no te lo inventas tú, hay muchas plataformas que hacen la maravillosa labor de divulgar este mensaje para acabar con la desinformación y los prejuicios de ir a contramarcha. Algunas de estas iniciativas las puedes ver en:

http://acontramarcha.com/

https://www.facebook.com/acontramarcha/?fref=ts

https://www.facebook.com/niunpequemasenpeligro/?hc_ref=PAGES_TIMELINE

Y aquí puedes ver alguna noticia sobre el tema que te dará para reflexionar:

http://www.bebesymas.com/noticias/ambas-bebes-sufrieron-el-mismo-accidente-de-coche-la-que-iba-en-una-silla-a-contramarcha-salio-ilesa-la-otra-sufre-graves-danos

http://www.elmundo.es/motor/2016/09/19/57dfc37ce5fdea1d498b4598.html

Por la web encontrarás muchos más recursos, lo importante es buscar información antes de decidirte por cualquier silla para tu bebé. Mi mami estuvo mucho tiempo informándose antes de elegir una silla ACM ideal para mí y se lo agradezco mucho porque sé que voy lo más seguro posible. En Facebook existe un grupo que se llama ” a contramarcha salva vidas” que está lleno de gente con experiencia y cuenta con asesoras que te ayudan en todo.

El 21 de septiembre de 2016, coincidiendo con el día mundial sin muertos en la carretera, han lanzado una campaña llamada #yoviajoseguro para concienciar sobre este tema que puede ser de vital importancia. Se trata de subir una imagen de tus hijos en su silla ACM y poner ” y yo” en las redes sociales. Esta es la foto que ha subido mi mamá en Facebook, Twitter e Instagram:

_20160714_175455.jpg

También hay que compartir el siguiente vídeo que estaría genial que le echaras un ojo.

Mi experiencia en una silla ACM es buenísima, ni me mareo, ni me aburro y ni llevo los pies apretujados como la gente piensa. Todo lo contrario, voy mucho más cómodo porque los pies no van colgando y puedo ponerlos de maneras diferentes.

Basta de excusas y ves a contramarcha.

Para acabar, quiero compartir esta historia que espero que acabe de abrir tus ojos:

http://www.elmundo.es/cronica/2016/09/21/57de5009e2704e834d8b45ed.html

Gracias por leerme,

Lucas.

 

 

 

Mami, tengo fiebre

Ayer noté tu mano en mi frente mientras dormía. Yo estaba inquieto y tú lo notaste. Te pusiste un poco nerviosa cuando viste que el termómetro marcaba 38,5º a las dos de la mañana. Aunque yo dormía, tú me diste el medicamento para que pronto me bajara la fiebre. Pude notar tus nervios y tu preocupación a pesar que yo estaba bastante dormido y casi ni me percaté de la situación.

Por si no lo sabías, la fiebre no es mala. La fiebre sirve para ponernos en alerta y para achicharrar cualquier virus que nos está acechando. Por eso es importante saber que si no supera los 37,5º es mejor no dar medicamento. Estos consejos de la AEP pueden venir muy bien para saber cómo hay que actuar. Y tú mami, te lo sabes al pie de la letra, imagino que porque no fue la primera vez que he tenido fiebre.

DEC1.jpg

Esa noche noté que me tocabas a menudo para controlar mi estado. Y yo mami sé que te pasaste casi toda la noche en vela y preocupada. Incluso te escuché llorar en el hombro de papá, mientras te ponías en el peor escenario posible. Papá ya te dijo que te calmaras e hizo muy bien ya que muchas veces las madres os preocupáis demasiado y llegáis al extremo. Y si nosotros vuestros hijos os vemos así, entonces nos ponemos peor por veros a vosotras mal.

Solamente quiero decirte mamá, que cuando tenga fiebre no pienses en que me va a pasar nada malo, recuerda que solo estoy luchando contra un virus y saldré victorioso. Pero para conseguirlo, necesito que me des muchos mimos, que te beses y me consueles cuando lo necesite, que estés a mi lado cuando me encuentre un poco decaído, que no me obligues a comer porque estaré desganado y sobretodo, que estés entera y bien para darme ánimos.

Y sé que lo harás genial y por todo esto mami, te doy las gracias.

Lucas.

 

Tu decisión meditada es la que te hace buena madre

El otro día en el parque, mientras jugaba sentado en la arena con mi cubo y pala, escuché de refilón una conversación que tenían dos madres que estaban sentadas en un banco un poco más a mi derecha:

-Pues yo le doy pecho porque dicen que es lo mejor que hay -decía una madre mientras amamantaba a su bebé de poco más de tres meses.

-Yo le di biberón porque no se agarró bien y para mí era muy doloroso -le contestó la otra madre mientras acariciaba el pelo de su niño de más o menos un año.

IMG_20160723_200146550.jpg

Te lanzo una pregunta… ¿qué madre lo ha hecho mejor? Antes de contestar piensa un instante… ¿lo tienes? Pues bien, ambas madres lo han hecho lo mejor que han sabido porque estoy seguro que lo han hecho desde el amor más profundo de su alma hacía su nuevo bebé y se han informado para tomar la mejor alternativa.

Toda decisión que toma una madre, siempre que esté bien informada del camino que va a tomar, se deje asesorar por expertos como por ejemplo, el pediatra y esté segura que eso es lo mejor para su hijo, segurísimo que tomará la decisión más acertada.

Mi madre dice que estamos en un mundo en el que nos gusta mucho criticar, aparentar ser mejor que el de al lado, demostrar que somos el mejor,.. en definitiva, en un mundo muy competitivo. Yo creo igual que ella, que deberíamos centrarnos más en hacer las cosas lo mejor que sabemos pero para demostrarnos a nosotros mismos que somos capaz de hacerlo de la mejor manera para sentirnos orgullosos, sin importar lo que digan los otros.

Así que mamá que me lees desde el otro lado, si todavía no tienes claro si dar el pecho o el biberón, si hacer colecho o dormir con tu bebé en habitaciones diferentes, si dar purés o hacer blw,… solo te puedo decir que lo medites bien, que no te dejes influenciar por los demás, que busques junto a papá el camino que más os conviene a todos y en el que seréis más felices. Y si sigues esa sencilla regla, te aseguro que tomarás la decisión correcta.

Creo que mis papás siempre han sabido tomar las mejores decisiones acerca de lo que es mejor para mí, o al menos, así lo sentimos todos. Mi mamá me dio (y me sigue dando todavía) pecho, pero decidió hacer lactancia mixta porque yo no cogía el suficiente peso. Recuerdo que había gente que le recomendó dejar el pecho y otros, que dejara las tomas artificiales de biberón. ¡Qué maldita manía de meterse donde no los llaman! Otros los criticaban por no haberme pasado a mi cama antes del año… ¿acaso saben ellos lo bien que dormimos los tres en nuestra cama+cuna colecho? Pues entonces chitón. Y así podría seguir con muchas cosas pero me apetece jugar un rato con los cubos, así que quizás en otro post, siga explicándote porque eres una buena madre. ¡No lo olvides!

 

Mi quinto día de guardería

¡Hola!

Cuando empecé a hacer el blog también justo empecé la guardería, ¿será casualidad? Sea como fuera, he visto apropiado hacer una entrada al blog para explicar un poco como ha sido mi primera semana en la guardería.

20160904_103921.jpg

Mi guarde es muy bonita, tiene un patio gigante, muchos juguetes, hacemos mucha experimentación, hay un huerto, tenemos una mesa de la luz, la cocinita de Ikea, puzzles y coches, una sala para hacer psicomotricidad, unas profesoras buenísimas, pero falta lo mejor, mi mamá. Dicen que cuando pasen unos días ya no me daré cuenta de lo que más me falta en ese momento es su presencia, pero ahora está siendo realmente duro. Y sé, que ella estará en casa haciendo mil tareas pero no podrá quitarse de su cabeza que no estemos juntos y recordará cada minuto, el llanto y mis lágrimas al verla marchar.

En mi clase somos veinte niños pero tengo que decir que todavía no he hecho ningún amigo. No me gusta jugar con nadie, solamente quiero que mamá esté aquí porque ella sabe muy bien los juegos que me gustan y lo que me hace reír. Aunque tengo que reconocer que hay niñas muy guapas en mi clase y niños que saben hacer cosas que yo todavía no, como por ejemplo, ir en moto. Imagino que irán pasando los días y poco a poco me acercaré a ellos para jugar y aprender, porque realmente, me interesa mucho eso que hacen.

Mamá, estas palabras son ya para ti, quiero que sepas que aunque me veas llorar cuando entremos en la clase es porque te voy a echar de menos, porque he estado casi dos años a tu lado, sin separarme de ti y esto me supera. Sé que tú tampoco lo llevas bien pero que es necesario para ambas partes, para ti porque tienes un futuro por delante para triunfar en tu carrera, debes sacarte la tesis y cumplir tu sueño. Y yo, yo quiero aprender, jugar, relacionarme con otros niños y experimentar, ensuciarme, disfrutar y hacer cosas que nunca antes haya hecho.

Por todo esto, aunque me veas llorar, se fuerte como lo intento ser yo. Pronto nos adaptaremos y controlaremos la situación. Sé que cuando me vienes a buscar te alegras de verme, igual que yo. Después pasamos todo el día juntos y te lo agradezco, agradezco de verdad que hagas mil cosas conmigo y me quieras tanto. Eres una buena mamá, no lo olvides.

Lucas.

16/09/2016

Lienzo con pinturas

Te voy a explicar la manualidad que hicimos el otro día con mamá y papá. Es muy fácil de hacer, experimentamos con las texturas y el resultado final es muy bonito, tanto que podrás regalarlo en alguna ocasión especial.

Necesitarás:

  • 1 lienzo
  • Pintura acrílica
  • Film de cocina

¿Cómo se hace?

1.Pon pequeños puntitos de pintura en el lienzo como ves en la imagen.

20160522_185925

2.Cúbrelo bien con el film de cocina.

20160522_190109

3. Chafa los colores con la mano y juega a mover los colores con los dedos.

20160522_190503

4. Espárcelos por todo el lienzo y retira el film cuando esté todo el lienzo dibujado.

20160522_191234

5. Déjalo secar bien, ¡Es precioso el resultado final!

20160522_192616.jpg

 

Salchichón de chocolate

Me encanta cocinar con mi mamá. Hoy quiero compartir contigo esta receta que hizo mi mamá el verano pasado. Yo todavía era un bebé pero me encantaba (y me sigue encantando lo único que ahora soy su pinche) verla cocinar. Es una receta fácil y muy rica si te gusta el chocolate, ahí va:

20150815_173504.jpg

Ingredientes (8 personas):

  • 200g de chocolate
  • 200g de galletas
  • 100g de almendras
  • 100g de mantequilla
  • 150g de nata líquida
  • Azúcar glas

 

 Elaboración:

Poner a hervir la nata líquida y justo cuando empiece a hervir, retirar del fuego y añadir el chocolate troceado junto la mantequilla. Obtener un chocolate homogéneo. Añadirle las galletas en trozos pequeños junto con las almendras también chafadas y pequeñitas. Mezclar bien y ponerlo encima de un trozo grande de film. Hacer la forma del salchichón, que quede bien redondeado. Atar los bordes con unas pinzas y dejar en la nevera durante 3 horas mínimo para que endurezca. En el momento de servir, asegurarnos que está lo suficientemente duro y con la forma de un salchichón. Rebozarlo con azúcar glas y servir como si fueran lonchas.

Así empezó todo… El positivo++ más esperado

Me encanta escuchar a mamá. Papá dice que tiene una voz muy bonita y que eso lo enamoró. Y a ambos nos encanta que mamá nos explique y lea cuentos, historias, anécdotas y sucesos. El otro día mientras jugaba, escuché a mamá leer a papá el relato del momento en que se enteraron de que iban a ser padres, es decir, cuando se enteraron de que yo iba a venir a este mundo. Los dos recordaban aquel momento como si lo estuvieran viviendo en ese instante, los dos tenían los ojos brillantes y se dieron un abrazo bastante largo mientras yo volví al puzzle que estaba haciendo.

DSC_1227.jpg

El 7 de Marzo de 2014 fue el día que marcaría mi vida para siempre. Iba a ser madre e iba a formar una familia. Voy a intentar escribir de una manera resumida esa experiencia tan mágica e inolvidable.

Llevaba unos días con una minipupa en el labio, era como una señal de que algo era diferente ese mes. El jueves 6 estuve toda la tarde muy intranquila y nerviosa y la madrugada del 7 me levanté a las 3:00h de la mañana con el corazón a mil por hora. Me puse a estudiar hasta las 4:30h ya que no podía pegar ojo y tenía los nervios en la barriga. Finalmente, no aguanté más, llamé a mi marido  y le dije que iba a hacer un pipí. Con el sueño que tenía el pobre, cogió el primer cacharro vació que vio, concretamente me trajo de la cocina un plástico que contenía unas galletas saladas del Mercadona. Hice pipí en el recipiente que me dio, metimos el test y la rayita empezó a marcarse!!! Increíble, que alegría, que emoción, que llanto, que saltos… Mi marido volvió a la cama a dormir porque tenía que madrugar y yo,… yo me comí una naranja y empecé a buscar cosas de embarazo y bebés por Internet hasta que a las 6:00h me volví a acostar porque el sueño se volvió a apoderar de mí…

 Por la mañana, para creernos la noticia, Alberto fue a comprar un Clearblue. En la primera farmacia no tenían ningún test, así que tuvo que ir a otra, cosa que hizo que ese día llegara tarde al trabajo… ¿pero qué importaba? Cuando volvió de la farmacia, hice el pipi y… ¡¡¡Embarazada 2-3!!! Alegría máxima, gritos y lágrimas de felicidad!!! Además la fecha de parto coincidía con nuestro aniversario de novios, cuando hacíamos 9 años juntos. Estábamos en una nube, fue un día muy especial, feliz, alegre pero también con los miedos propios de una embarazada.

Saber que en nueve meses íbamos a tener en brazos a una personita indefensa a nuestro cargo, despertó mucha alegría a la vez que muchas inquietudes… Aquel día hicimos miles de fotos, porque las fotos capturan cualquier momento, y aquel momento era digno de recordar eternamente.