Monográfico: Almendras

¡¡Feliz Viernes!! y como tal, hoy traigo un alimento muy rico y saludable, son las almendras. Si quieres ves más monográficos, puedes hacerlo aquí –> “Monográfico: Fresas“, “Monográfico: Leche“, “Monográfico: Zanahoria“, “Monográfico: Mandarinas” y “Monográfico: El arroz“.

almendras-2.jpg

Almendras.

Las almendras son conocidas por su excelente sabor y porque es uno de los frutos secos que tiene más valores nutritivos. Por eso te explicaremos algunos trucos y algunas formas para usarlas en tu cocina.

De las almendras se dice que un consumo moderado permite reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares ya que tienen un gran contenido en ácido oleico. Las almendras aportan muchas sales minerales y es una fuente de proteínas, que suponen un 20% de su composición. También hay que destacar su elevado valor energético y bajo contenido en azúcares, por eso es muy recomendada para personas diabéticas.

Elígelas bien:

Es aconsejable comprar las almendras sin pelar porque se conservan mejor. Compra aquellas que tienen la cáscara dura y sin golpes. Descarta aquellas que están chafadas o están blandas, porque eso querrá decir que por dentro también estarán blandas. Si prefieres comprarlas peladas, compra aquellas que estén duras y no compres las blandas ni amarillas. Cuando llegues a casa guárdalas en un bote hermético y en un lugar fresco y seco, alejado de la humedad. 

Úsalas en tu cocina:

Como la almendra es un fruto seco, se puede utilizar tanto en platos dulces como en platos salados.  Se pueden utilizar para acompañar carnes o verduras, sin piel y cortadas finas. También se pueden usar en postres o caramelizarlas, en mismas proporciones de almendras y azúcar.

Valores nutricionales (por cada 100 gramos):

Calorías……….575

Proteínas…………….20g

Fósforo…………….510mg

Potasio………..690mg

Hierro……………6,3mg

Te proponemos:

Pechuga de pollo rellena con verduras en salsa de almendras: Saltea unas verduras ralladas muy finas, por ejemplo, cebolla, zanahoria y calabacín. Abre una pechuga de pollo, rellénala con las verduras y vuelve a cerrar (puedes ayudarte con dos palillos para no se salgan las verduras). Cocina las pechugas en una sartén con un poco de aceite y sal. Para la salsa, pon un vaso de leche, media tarrina de queso crema, media pastilla de caldo de pollo y un puñado de almendras peladas. Tritura y añade a la sartén para que la salsa se cocine junto con la carne. 

20151224_215952

Espero que te haya resultado interesante,

feliz fin de semana,

Lucas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s