Archivo de la etiqueta: lactancia materna

La primera mastitis de mamá

¡¡Hola!!

El viernes pasado estábamos merendando en casa cuando mamá empezó a encontrarse mal. Antes de sentarnos a comer le había dado teta a mi hermanito y había dicho que le dolía la teta, que sería de tanto rato tener el sujetador puesto, y no le dió más importancia. Pero mientras pasaba la tarde mamá empezó a encontrarse cada vez peor y peor, hasta el punto que papá le puso el termómetro y tenía 37,5° , es decir, empezaba a tener fiebre,..

Mamá, que lee mucho y ya había leído del tema, creyó que podía ser una mastitis. La mastitis es una inflamación del tejido mamario que, a veces, conlleva una infección. La inflamación provoca dolor, hinchazón, calor y enrojecimiento en el o los pechos. Si hay infección, normalmente sube la fiebre para combatirla y te sientes cansada, débil, mareada,… Y eso era justo lo que le pasaba a mamá.

Dice que con los tres años y medio de lactancia que tuvo conmigo, nunca había tenido ninguna mastitis, y ahora con el hermanito, ha sido su primera vez, y es que a veces, la causa principal de la mastitis es el estrés o el cansancio de la mamá.

La fiebre no paraba de subir, así que decidió ir a urgencias. Allí, la examinaron y tomaron de nuevo la temperatura, estaba a 38°, y le recetaron Paracetamol para la fiebre y antibiótico para la infección, ya que le dijeron que si hay fiebre es porque existe infección y los antibióticos son capaces de combatirla.

Al día siguiente ya se notó un poco mejor, tanto de la fiebre como del dolor del pecho, y día a día ha ido remitiendo. Mamá dice, que lo que ha aprendido con la mastitis se puede resumir en:

Si la mamá tiene fiebre, y esta no para de subir, acudir a urgencias lo antes posible para que la infección no vaya a más y la mastitis no se complique.

Dar el pecho de manera que la barbilla del bebé quede pegada a donde está el bulto e inflamación. Este consejo es muy bueno, pero a mi mamá le resultó imposible porque cuando mi hermanito vio a mamá en aquella posición, se la quedaba mirando extrañado y no se enganchaba a la teta. Él tiene 9 meses, igual con un bebé de menos meses funciona mejor.

Dar el pecho lo máximo posible e insistir sobre todo en el pecho dolorido. Pero aquí la realidad es que Martín a veces le interesa más jugar, que lo lleven a caminar o gatear que no parar a comer teta. Así que el próximo consejo es crucial si este punto no se puede cumplir al cien por cien.

Usar el sacaleches, es un buen aliado. Mamá daba la teta a Martín y luego, siempre se ponía el sacaleches para que saliera toda la leche y no se quedara obstruida. A veces, sacaba más que otras.

-Ir haciendo masajes en el pecho mientras el bebé come la teti, esto facilita quitar la obstrucción.

-Hay quien recomienda usar frío y calor en el pecho, pero mamá no hizo nada de esto porque por un lado dicen que es bueno poner calor para la obstrucción pero por otro lado puede ser malo porque se puede reproducir la infección. Como hay controversia con este tema, mamá ni se aplicó frío ni calor.

-Hay mastitis más graves que otras, por suerte la de mamá, no fue de las peores que hay, por eso no tomó probióticos. Pero hay casos que estos probióticos están muy aconsejados, ya que son unos microorganismos que ayudan a recuperar el equilibrio de la flora fisiológica de la glándula mamaria. El más famoso se llama Lactanza y su precio ronda los 25-30 euros.

Es totalmente FALSO:

-No puedes dar del pecho que está inflamado.

-Esa leche está mala y no se le puede dar al bebé.

-Una mamá que da el pecho no puede tomar antibióticos (se puede ver en la web de elactancia que es seguro para el bebé).

Recordar que hay mucha gente que opina sin saber del tema, por eso lo mejor es informarse y hacer caso a los profesionales sanitarios.

Así que mamá, que ya contaba con la base teórica sobre qué era una mastitis, ya tiene la práctica hecha y por eso espera que con esta entrada pueda resolver dudas a más mamás que estén en la situación que ha estado ella.

Y si quieres leer más sobre el tema, en la página web de Alba Lactancia lo explican con más detalle:

http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-2-como-superar-dificultades/obstruccion-mastitis-y-abceso/

Un saludo,

Mamitengounblog.

Primeros diez días con Martín

Hola!!!

Últimamente mamá tiene poco tiempo para pasarse por el blog y por las redes sociales, ya que Martín, mi hermanito, siempre está con mamá y a ella le gusta mucho pasar tiempo atendiendo sus necesidades y cuando tiene un ratito libre, lo aprovecha para estar conmigo.

Lactancia materna exclusiva

Martín nació buscando teta. Y así han sido el resto de días. Mamá dice que Martín y yo somos muy diferentes, porque yo también comía teta pero que luego me echaba una buena siesta en mi cunita y ella podía estudiar y hacer cosas. Pero con Martín es diferente. Dice que cuando come teta, luego solo quiere dormir en brazos de mamá. Si lo sueltas sea en la cuna, sea en el carro o en el sofá, llora de momento y vuelve a pedir más teta para asegurarse de que mamá estará con él.

Mamá dice que aunque la lactancia es bastante dura al principio porque es un poco dolorosa y reclama tiempo, es el mejor regalo que nos puede hacer, tanto por sus múltiples beneficios como por el amor, cariño y apego que implica la lactancia.

De momento Martín va ganando peso y eso es señal de que la lactancia exclusiva está funcionando. Una vez a la semana, mamá lleva al hermanito a la enfermera pediatra para un control de peso. Con el tiempo, ese control se hace de forma mensual.

Mamá intentó también darle chupete a ver si así calmaba un poco ese reflejo de buscar, pero no sirvió de nada. Martín no quiere chupete por el momento, y en parte mejor, ya que recomiendan no usar el chupete hasta que la lactancia materna esté bien establecida, que suele ser al mes de vida.

Paseos diarios

Desde que vinimos del hospital, mamá siempre saca a pasear con el carrito al bebé. A veces, si puedo y no estoy en el cole, los acompaño.

Algunas veces a Martín no le gusta el paseo y llora, pero normalmente va con los ojos bien abiertos, atento a los ruidos y movimientos del paseo, y otras va dormido y muy tranquilito.

Mamá dice que el paseo va genial tanto al bebé cómo para ella, que es una buena forma de despejarse y salir de casa y desconectar.

Soy el hermano mayor

Aunque ahora Martín es el centro de atención porque viene mucha gente que verle, a mí también me preguntan mucho sobre mi hermanito. Me dicen que si llora mucho, que si se porta bien, que ahora tengo que ayudar mucho a mamá,… La verdad que es todo nuevo y que la rutina o cosas que hacíamos antes han cambiado bastante. Mamá está mucho con el bebé y ahora es papá quién suele estar más tiempo conmigo. Por eso, y sin darme cuenta, a veces estoy más sensible, me enfado sin querer con más facilidad o necesito más a menudo besos y abrazos.

Tengo la suerte de que mis papás son conscientes de que no quieren que yo me sienta mal, por eso, intentan estar muy pendientes de mí. Me encanta cuando mamá no tiene al bebé y viene a darme un beso o a jugar conmigo en vez de irse a limpiar, cocinar o estar con el móvil. Y papá es la caña, se inventa juegos muy molones para que me lo pase en grande!

En resumen, los primeros diez días de Martín están siendo días de conocerse, organizar el tiempo y tareas, adaptarse a las nuevas circunstancias y siempre, disfrutando en familia, todos juntos, queriéndonos mucho y aprendiendo día a día.

Con una semana se le cayó el cordón umbilical, ¡¡estoy deseando ayudar a mamá a bañar a Martín!!

Me encanta ser hermano mayor, darle besitos y cogerlo cuando mami me lo da. ¡¡Es un muñeco!!

Saludos,

Mamitengounblog

@miriam_peralvarez

Semana Mundial Lactancia Materna 2017

Buenas tardes,

Mamá dice que estamos en la semana mundial de la lactancia materna. Yo no sé qué significa eso, solamente sé que me gusta tomar teta, sí sí, aunque tenga dos años y medio. Y es que para mí la teta no es solo leche es mucho más, y por eso, esta entrada va dedicada a ello.

Yo estaba muy protegido en la barriga de mamá, sin preocupaciones, sin dolor, sin frío ni calor. Pero de repente, salí al exterior y me encontré con muchas cosas nuevas, con muchos estímulos algunos de los cuales no eran agradables. Por suerte, nada más salir de la barriga de mamá me pusieron encima de ella para que me diera calor y a los pocos minutos, mamá me dio su pecho y descubrí muchos sentimientos al poco rato de nacer.

Estar en contacto con ella me hacía sentir igual de bien que cuando estaba dentro de mamá, por eso, lactar no solo es comer y alimentarme, si no que es algo más, es amor, es felicidad.

Y sí, dicen que la leche materna es el mejor alimento del mundo. Entonces, ¿por qué algunos se empeñan en que dejemos la teta a los seis meses? ¿Por qué la gente ve tan raro la lactancia prolongada? ¿Por qué tengo que beber leche de vaca si la de mamá es mejor, sale calentita y no caduca? Yo me niego a tomar leche de vaca mientras tenga la de mamá, y eso que a veces me la ha dado a probar.

Mamá y yo tenemos claro que la lactancia es algo muy bonito y bueno, que no hacemos daño a nadie, que es algo natural. Que cuando estoy enganchado a su teta no importa nada, que ver su cara sonreír hace que me sienta contento y seguro de que todo va bien.

Así que de momento vamos a seguir igual, compartiendo momentos de alegría y felicidad con nuestra lactancia. Es algo de mamá y mío, algo único y especial, algo que vale más que cualquier cosa, incluso más que cualquier juguete caro. Sus mimos mientras me da teta, su alimento ideal, nuestras miradas, nuestras cosquillas y caricias, nuestro momento preferido del día seguirá siendo nuestro hasta que alguno de los dos decida que algo ya no encaja, entonces será el momento de despedirse y estar orgullosos de todo lo vivido.

Gracias mamá por darme la oportunidad de tener una lactancia tan bonita como la nuestra. Porque aunque hayamos tenidos nuestros baches, ha sido, es y seguirá siendo, una experiencia maravillosa y solamente nuestra.

PicsArt_08-02-10.48.13.png

¡¡Feliz semana mundial de la lactancia materna 2017!!

Un saludo,

Lucas (32 meses).